• ADELITAS Empresarias

En tiempos de COVID-19, el mexicano, sobre todo, es empático y solidario.

¿Cuántas veces hemos escuchado o leído durante este tiempo “guardémonos por 40 días”? Como si de los 120 millones de mexicanos que somos, el 100% tuviera garantizado el alimento, para por lo menos, el día de hoy. ¿Que hagan uso de su ahorro? ¿Qué es eso? Para nuestra suerte, de esos 120 millones de mexicanos que somos, casi 100 millones vive en alguna situación de desventaja económica y social.

De los 120 millones de mexicanos que somos, 41.9% , esto es 42.4 millones de mexicanos viven en pobreza, 7.4%, esto es 9.3 millones de mexicanos en pobreza extrema, 6.9%, esto es 8.6 millones de mexicanos son una población vulnerable por ingresos y 29.3%, esto es 36.7 millones de mexicanos vulnerable por carencias sociales. ¡Vaya! guardarse para ellos ¡no es una opción!

En este tiempo de COVID-19, de esos casi 20 millones de mexicanos que no es pobre ni vulnerable, han desatado una serie de comentarios lamentables, desde “artistas reconocidos”, políticos “libres”, hasta el hijo de la vecina de 35 años que vive con sus papás y no ve la necesidad de llevar alimento a su casa porque mami aún le da en la boca. Dejando a un lado a la gente cínica, el mexicano que se conmueve y acciona por su hermano mexicano, lo puede ser todo, pero sobre todo empático y solidario.



El mexicano se distingue por su notable empatía y solidaridad. ¿Recuerdan el 19-S? Donde habían tantos voluntarios que se tuvo que pedir un alto a tantas manos o bien, había una sobre donación de víveres. Cuando de ayudar se trata, ¡el mexicano se pinta solo!

Esta crisis, como todas las que hemos vivido con anterioridad (1949, 1954, 1976, 1982, 1987, 1994, 2008) por eso hablamos de ellas en pasado, son temporales – sin embargo, la conducta de los involucrados determina el impacto, lastre o consecuencia de la misma.


Si tú eres de esos que, gracias a los amarillistas medios de comunicación que se pelean por la nota roja con la única intención de subir sus números, y gracias a ello, lograste abastecer tu alacena con un armamento listo para el Apocalipsis, créelo, ¡eres de los suertudos!


¿Qué pasaría si…? Tomaras 1/7 de tu alacena rellena de pánico y adoptaras a una familia mexicana que realmente no se puede “guadar” porque tiene una familia que alimentar, ni pensar en medicinas, renta, agua, luz, esto es, lo básico de lo básico.

México se ha distinguido por su notable empatía y solidaridad, y esta no puede ser la excepción, #adoptaaunafamilia. Si ayudamos a que esas familias no salgan de sus casas, ayudaremos a evitar que se siga esparciendo este virus, que la cuarentena tenga su efecto esperado y disminuir el impacto económico que esto dejará para todos. Mientras más pronto termine la tempestad, más rápido veremos el amanecer. ¡Ánimo México!

¿Tienes alguna propuesta para mejorar esta iniciativa? ¡Escríbenos! Juntos hacemos latir el corazón que mueve a México.

Whatsapp: 246 222 9139

Facebook: @adelitas.empresarias

Instagram: @adelitas.empresarias

Twitter: @AdelitasEmpresa

0 vistas